Comenzá y si ya diste el primer paso, no te detengás!

Si comenzar es difícil…

Cuando no estás acostumbrado a llevar un estilo de vida sano, ejercitarte o comer ordenadamente, decidirte a cambiar esos hábitos es difícil. Muchas de las personas que consideran cambiar sus hábitos, se detienen porque creen que no podrán lograrlo, o porque creen que es muy costoso mantenerlo. Ambas afirmaciones son un mito. Nosotros podemos lograr casi todo lo que nos proponemos si somos constantes con las acciones que nos planteamos para lograr esa meta. Digo casi todo, porque tenemos que tener metas reales. No podemos pedir 60 cm de cintura cuando nuestro torso es ancho, o bajar 20 libras en un mes cuando no es saludable el proceso. Tampoco es costoso mantenerlo, primero si lo vemos desde la perspectiva que nos estamos ahorrando enfermedades, cuentas de medicamentos, o hasta la vida; segundo, si nos establecemos un presupuesto, podemos mantenerlo comiendo frutas y verduras de estación, y fuentes de proteína criadas en nuestro país

Ser constante es la verdadera prueba…

¿Para que me lean debí haber escrito un título en positivo, o engañarlos?

El objetivo de esto no es asustarlos, más bien es no darles falsas expectativas. El proceso es largo, y cuesta llegar a los resultados. Tiene que haber constancia, disciplina y una buena guía que te ayude a conseguir lo que te has propuesto.

Estrategias para lograrlo

No hagas nada sin estar convencido de que querés hacerlo. Porque es muy difícil mantenerse firme en algo que realmente no deseas

Encontrá un ejercicio que te guste. No tenés que hacer pesas porque yo hago pesas. Para comenzar un estilo de vida saludable, bastará con encontrar una actividad que te haga trabajar ese corazoncito y quemés calorías en el proceso.

Sé firme con tus decisiones. Si has tomado una decisión, por tu cuenta, por tu salud, en las pruebas, cuando ya la motivación inicial acabe, amarráte los pantalones y tené un carácter firme.

Realmente poné de tu parte. No pongás excusas, tampoco te limités a dar un extra si podés hacerlo solamente por no salir de tu zona de confort. Date la tarea de conocer tu cuerpo y llevarlo más allá de donde lo has estado llevando, sin lastimarte

No busques resultados rápidos. Cuando buscamos resultados rápidos, es más sencillo desilusionarse. Enfocarse en ir adquiriendo nuevas destrezas y superarte semana a semana es lo que te va a mantener enfocado

No te comparés con otra persona. Que necia me siento con esta frase, pero nunca está demás decirlo. Día a día me preguntan cuánto tiempo me tomó lograr “x” cosa, como que fuera una referencia estándar. Es mejor ir tomando récord de tus progresos y cuando te has estancado, actuar en base a tu propio recorrido.

Mantenelo simple. No te compliques buscando cosas que no están siempre a tu alcance. Tratá de ajustarte a lo que podás encontrar localmente y cocina de manera práctica. Poco a poco podés ir probando nuevas cosas, pero al inicio tratá de mantenerlo simple

No gastés más de lo que podés. Quienes me conocen sabe que en esto soy experta. Ajustáte a un presupuesto y mantenelo. Si invertís en una asesoría, sacale provecho, lleva un cuaderno, anotá, hacé preguntas, para que aprendas a mantenerlo solo lo más pronto posible.

Apoyate en personas que crean en vos. Suena obvio pero no lo es. De las cosas más bonitas es sentir que tenes un respaldo por lo que estás haciendo. En mi caso, me gusta fomentar un sentido de comunidad. Con mis clientes, tenemos un grupo de apoyo que nos estamos siempre motivando, y aunque algunos haya ido terminando su plan y logrado su meta, siguen activos en el grupo motivando a los que empiezan.

Termino esto con recalcar que a medida que vaya pasando el tiempo, te va a resultar más fácil y menos sacrificado llegar, mantenerte y superar la meta.


Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
No hay tags aún.
Sígueme
  • Facebook Basic Square
  • Instagram Social Icon
  • Twitter Basic Square
  • YouTube Social  Icon
  • Google+ Basic Square